La Ciudad de ERKS en Capilla del Monte

 

"El Misterio de la Ciudad Oculta"

Los estudiosos del tema opinan que no todos los seres humanos comunes tenemos la suficiente capacidad para VER lo que está ante nuestros ojos o bajo nuestros piés, esa capacidad solamente la tienen algunos elegidos o quienes se inclinan hacia el campo de la fe, que no solamente puede mover montañas sino que quizá logre que podamos VER lo que nuestros ojos no perciben y lo que nuestros piés no pueden pisar.

ERKS PUEDE SER VISTA Y VISITADA !!!

Erks Capilla del Monte Cerro Uritorco

En la sierra del Pajarillo, ladera norte del del Cerro Uritorco, por la acción del tiempo se acumularon distintos sedimentos que formaron extrañas formas en sus piedras y esta razón podemos encontrar distintas figuras relacionadas a los seres humanos, tales como obeliscos y hasta la silueta difusa de una ciudad perdida.
Cientos de personas dicen haber ingresado mental o físicamente a esta ciudad, a la que describen como enorme y espaciosa, cruzada por canales secos por donde transitan naves de luminosas y etéreas, en el centro de la ciudad se encuentra el Templo de la Esfera o de los Tres Espejos, en estos espejos, los habitantes de Erks intercambian datos cósmicos.
De tantos estudios que se han realizado, muchos estudiosos del tema afirman que se trata de una ciudad que sirve fundamentalmente para concretar una comunicación cósmica y contribuye al intercambio de sabiduría, por estas razones, la zona es considerada única en el planeta tierra ya que sería el primer epicentro energético cósmico comunicacional. ERKS significa: Encuentro de remanentes cósmicos siderales.

ALGUNAS HIPOTESIS

Hay cientos de hipótesis tratando de explicar la razón de los fenómenos respecto de la ciudad ERKS y un "Bastón de Mando" o "Bastón del Mando". Se habló de que la estructura interna del cerro Uritorco, Cerro Macho o Cerro de los Loros, por contener elementos naturales ( pirita, azufre y otros similares ) , es una fuente de abastecimiento extraterreste, lo que llevó a pensar que la base de la montaña, en su interior, es una gran base construida por seres de otro planeta.
Existen pruebas que en la década del 30, en las cercanías del cerro Uritorco fue encontrado un elemento con forma de bastón. Este bastón es de piedra y recibió el nombre de "Bastón de Mando" o " Piedra que Habla".
La leyenda de este bastón se remonta, según los investigadores, a unos 8000 años, un jefe indio ( cacique ) llamado Voltán de la tribu de los Comechingones lo mandó a construir y en éste reside la forma mágica la gran sabiduría de la humanidad toda. Algunas mitologías muy antiguas de la India, Afganistán, Persia, Pamir y el Tíbet, extrañamente hablaban de este hecho hace 7 u 8 mil años. Tales leyendas tomarían realismo en el siglo 12 con la aparición en Germania de un caballero que desempañaba tareas en la corte Real Inglesa del Rey Arctor. Aparentemente, este hombre llamado Parsifal sería ingresado en la Orden de los Caballeros Templarios. Esta órden llena de hermetismo, tendría a su cargo, la custodia de los elementos sagrados que rodearon a Cristo Jesús.
Otras afirmaciones cuentan que el bastón llegó a esta zona de la mano de un caballero llamado Persifal, y trajo además una cruz de un templo y los depositó en las montañas denominadas de Viaravá, en las llamadas Sierras Chicas de Córdoba. La leyenda está sostenida por un relato épico con escasa credibilidad histórica, pero en este caso, la existencia de una serie de textos aportan a este enigma, un carácter de realismo, involucrando a las tierras de Argentina y fundamentalmente a Córdoba. Una de estas culturas indígenas fue llamada Ampajango con mas de 10.000 años de antigüedad.

EL COMIENZO

Antes de la conquista de América, que concluyó con la muerte de casi todos los aborígenes y el robo de sus pertenencias, el cerro Uritorco era considerado sagrado por los indígenas de la época. La tradición oral que llega a nosotros a través de las creencias populares de los ancianos lugareños, nos dice que estas tribus contemplaban extasiados las luces o entidades cósmicas que surcaban los cielos, atribuyendo este fenómeno a los espíritus de los muertos milenarios que emergían de sus tumbas, cuanto más grande era la luz, mayor energía demostraba tener el espíritu visitante.
Los grupos aborígenes consideraron al cerro Uritorco un centro de convocatoria energético y religioso donde se tuvieron lugar los rituales de acuerdo a sus calendarios, como la mayoría de las civilizaciones indígenas de todo el continente Americano. En cuanto a los indígenas de la zona, en este punto destacamos que realizaban bailes tomados de las manos y entonaban cantos llamados mantras (cantos especiales para llamar a entidades astrales).
De acuerdo a estudios de expertos se puede determinar que los morteros que están en diferentes zonas cercanas al Uritorco, fabricados por los indígenas, eran empleados en rituales mágicos y sagrados, y con el uso de estos pozos en las piedras podían ver diferentes constelaciones, se ha determinado que en la parte inferior de los morteros estaba representado el cosmos con sus campos de fuerza.
De acuerdo a la historia narrativa es posible afirmar que los indígenas de esas zonas podían ver hombres que caminaban, algunos sin tocar el suelo, por la sierras y desaparecer de forma imprevista, seres que tal vez venían de la profundidad del planeta o de planetas vecinos, es más aceptada la versión que estos entes divinos provenían del interior la tierra, tal vez desde una población intraterrena llamada ERKS.

ACERCA DEL BASTON

De acuerdo a datos encontrados en la Red, en 1948, el arqueólogo alemán Jorge Von Hauenschild, estudioso de la tradición del Grial y el Bastón de Mando, examinó meticulosamente la pieza concluyendo que: El pulido es característico del período neolítico por lo cual se calcula su antigüedad en 8.000 años AC. El bastón tiene una longitud de 1,10 m., está trabajado de forma cónica, con 4 centímetros en su parte más ancha en la base. El peso total es de cuatro kilos. Por estudios realizados con detectores electromagnéticos y espectrales, se comprobó que el mismo genera intensos campos electromagnéticos de origen desconocido. Se supone que estos campos podrían generar en alguien con ciertas condiciones energéticas específicas, una "conexión" parafísica con otras realidades o conocimientos extras. Otros opinan que este bastón es la "llave" para ingresar al Santo Grial, que no sería otra cosa más que un camino al conocimiento supremo y al cual se accederá únicamente tiniendo el "Bastón de Mando".
"Unicamente es necesario tener fe para ver lo que otros no pueden apreciar y poseer un tacto espiritual para tocar lo que otros no pueden palpar".

 

OTRA PERCEPCION SOBRE EL BASTON DE MANDO

(nota del periodista local Carlos Palomares)

Corría el año 1215, exactamente ocho siglos atrás, cuando el bardo bávaro, hoy alemán, Wolfram von Eschenbach, escribió su “Oda a Parsifal”, el primer rastro de la palabra Argentina que se conoce para esta zona del planeta Tierra.
Corría el año 1215, exactamente ocho siglos atrás, cuando el bardo bávaro, hoy alemán, Wolfram von Eschenbach, escribió su “Oda a Parsifal”, el primer rastro de la palabra Argentina que se conoce para esta zona del planeta Tierra y probablemente el origen de esa denominación utilizada, unos 387 años después, por el clérigo extremeño Martín del Barco Centenera en su poema épico “La Argentina y Conquista del Río de la Plata: con otros acaecimientos de los reynos del Perú, Tucumán, y estado del Brasil” a quién se le atribuye ser el autor de la toponimia con la que se identifica este país.
“Solo Parsifal, el ángel, por los mares irá con los tres caballeros del número impar, en la Nave Sagrada y con el vaso del Santo Grial, por el Atlántico Océano un largo viaje realizará hasta las puertas secretas de un silencioso país que Argentum se llama y siempre será”, escribió von Eschenbach, seguramente leído por el culto sacerdote español, haciendo referencia al presunto viaje de los “Caballeros de la Mesa Redonda” hasta estos confines del mundo luego del fallecimiento de Arthur Pendragon (el “Rey Arturo” de Cornwalles), el gran personaje mítico de la literatura galesa.
La leyenda del viaje de los caballeros liderados por Parsifal (el que habla en persa) y su viaje a la Argentina también generó la especie del entierro del Santo Grial (la copa de la leyenda que atribuye a Jesús haber bebido en ella en la última cena) y del Bastón de Mando en la zona del cerro Uritorco, en la Provincia de Córdoba, hacia donde se trasladaron Parsifal y los suyos, según el mítico relato, tras haber desembarcado en las costas de la Provincia de Río Negro. Un relato que interesó al propio Adolph Hitler quién durante su gobierno envió exploradores para rastrear la zona y, eventualmente, encontrar el cáliz sagrado.

“En qué lejana cordillera podrá encontrar a la escondida Piedra de la sabiduría ancestral que mencionan los versos de los veinte ancianos, de la isla Blanca y de la estrella Polar. Sobre la montaña del Sol con su triángulo de luz surge la presencia negra del Bastón Austral, en la Armónica antigua que en el sur está”, señaló von Eschenbach en su poema que sirviera de base inspiradora para la ópera “Parsifal” del sajón Wilhelm Richard Wagner.
El jefe araucano Calfucurá asumió la versión de que quién poseyese el Bastón dominaría el mundo y así lo hizo buscar en diferentes serranías de las provincias de Buenos Aires, Córdoba y San Luis hacia 1830, pero fue en 1934 cuando un tal Orfelio Ulises les ganó de mano a los nazis y halló una pieza de basalto negro pulido, de 1,10 metros de largo y cuatro kilogramos de peso, hoy celosamente custodiada por una organización hermética argentina.
La Fundación Delphos, de carácter templario, conducida por Fernando Fluguerto Martí, realizó diversas investigaciones en la costa sur de Río Negro donde localizó un antiquísimo fuerte de la Orden de los Caballeros del Temple. Estos, según otra leyenda, en 1314, tras la muerte de su jefe, Jacques de Molay, por orden del rey francés Felipe “El Hermoso”, también se hicieron a la mar y recalaron en la zona del referido fuerte en el que existen símbolos templarios, según la documentación presentada por dicha fundación. Versiones de los aborígenes comechingones de Córdoba hablaban de la llegada de europeos mucho antes de la colonización española.
De hecho, la leyenda a la que hace referencia von Eschenbach tiene como antecedente, sin mencionar a la Argentina, en la novela del francés Chrétien de Troyes “Parsifal o el cuento del Grial” de 1182 en la que bien pudo haberse inspirado aquél. En tanto viejos relatos incas hablaban de una antigua presencia de gente barbuda y de piel clara que también se atribuye a la presencia de templarios.
Lo cierto, a todo esto, es que mucho antes de la llegada de Cristóbal Colón al Caribe en 1492 ya en Europa y en el Cercano Oriente, y aún en China, se conocía la existencia de las tierras americanas como lo muestran los mapas del turco Piri Reis, de 1513, veinte años más tarde, que incluyen hasta el continente antártico y otras zonas oficialmente “descubiertas” varias décadas más tarde. La primera iglesia cristiana en América data del Siglo XI creada por Theodhild, la esposa de Erik Thorvaldsson, “El Rojo”; las flotas del galés Richard Ameryke (más probable como epónimo del continente que Américo Vespucio) pescaban en las costas canadienses; y los chinos visitaron América en 1441.
Si bien en la historia de tiempos remotos es casi imposible certificar cual fue el primer antecedente, toda la zaga se leyendas sobre la plata americana que financiara durante siglos a la corona de España, tiene en el poema de von Eschenbach un punto clave de partida cuando denominó Argentum, plata en latín, a la Argentina, nada menos que en 1215, 800 años atrás, al narrar el presunto viaje de los “Caballeros de la Mesa Redonda” bajo la conducción del persa Parsifal.

Ciudad de Erks en Capilla del Monte

Las dos imágenes que ilustran esta página pretenden ser simplemente eso, una ilustración y nada más. La foto superior refleja la luna en el dique El Cajón y un manto de estrellas, la simbiosis cósmica tierra-luna-estrellas. La foto inferior refleja estrellas de gran tamaño volcando su luz al planeta y un reflejo (al revés) de la tierra en el cielo estrellado, representando dos mundos, en un mismo lugar pero en diferentes tiempos.

Www.EnCapillaDelMonte.Com.Ar ® Todos los Derechos Reservados ©2001/2015
Hecho En Capilla del Monte, Cerro Uritorco, Valle de Punilla, Córdoba, Argentina
Editado By Kalderator

MENS VISA RECONDIT, E QUIBUS MEMORIA ORITUR