FENÓMENO O.V.N.I. - CAPILLA DEL MONTE


sección de aportes

JORGE ALBERTO SUAREZ
INVESTIGADOR Y ESCRITOR DE CAPILLA DEL MONTE

El 16 de marzo de 2012, al abrir mi página de FaceBook me encontré con la penosa novedad, a sus 72 años, anoche alrededor de la hora 22 se fue de este mundo alguien a quien siempre consideré más que un amigo. Hace algunos años tuve que escribir para rendir tributo a Don Pedro Romaniuk, y en esta mañana debo hacer lo mismo respecto de Jorge Suarez, sí, Jorge Alberto Suarez, cuya obra pueden leer más abajo y con quien siempre tuve el inmenso gusto y placer de hablar del fenómeno OVNI en Capilla del Monte.

Seguramente Jorge a partir de anoche se ha encontrado con seres celestiales maravillosos, de esos seres de quienes siermpre hablaba y desde su gran visión de escritor e investigador nos los hizo conocer, por sus libros, por su obra diaria junto a Luz, su compañera de de vida.

jorge suarez

fuente de la fotografia: http://www.soloseneluniverso.com.ar/wp/comunicado/fallecio-jorge-alberto-suarez

Lo conocí a Jorge desde cuando llegó a Capilla del Monte proveniente de la localidad de Adrogué, pcia. de Bs.Aires. Hombre tenáz y con ganas de cambiar para bien las cosas en Capilla del Monte. Transitó el camino de la política y siendo Secretario de Gobierno de la localidad, allá por el año 1986, se comprometió con el estudio y difusión cuando el tema OVNI en Capilla del Monte solamente era una huella, pero una huella muy particular que habría de cambiar los destinos y propósitos de la localida entera, la "Huella del Pajarillo".

Ninguna persona de Capilla del Monte pudo sentarse al lado de la señora Mirtha Legrand en tres oportunidades como lo hizo Jorge, una contundente prueba de la maginitud del caso y de su primer libro "Luces sobre el Uritorco". Jorge marcó el camino de la seridad, de la investigación de la casuística OVNI como solía decir. Jorge como he dicho (más abajo) ha sido, es y será siempre nuestro embajador en el tema y ojalá la potencialidad de su investigación, tenga siempre el eco que merece y que merecen los grandes. Hoy debo hablar en pasado, quisiera que no fuera así, quisiera poder hacer realidad de representar junto a él a Capilla del Monte nuevamente como lo hicimos otrora llenado la Casa de Córdoba en Bs.Aires y llenando el Teatro Gral. San Martín también de la Capital Federal y teniendo dos puntos de encuentro: "Capilla del Monte - Temática OVNI". Te despido Jorge con estas palabras y me convierto en columnista de mi propio website para emular al peridista que supiste también ser, ojalá pueda convertirme y muchos de igual manera puedan convertirse en el embajador permanente de Capilla del Monte, al pié del Cerro que vió tus luces, para difundir con certeza y seriedad el tema que te ha apasionado siempre...los OVNI's.

Juan Calderato
WebMater de los Sites
www.encapilladelmonte.com.ar
y www.cerrouritorco.com.ar

El Fenómeo OVNI en Capilla del Monte y Cerro Uritorco


El Investigador y Escritor Local Jorge Suarez

Jorge Suarez fue una de las personas que junto a autoridades locales y provinciales tomaron con seriedad extrema el caso de la Huella del Pajarillo, llevando a cabo investigaciones acerca de suceso. Más adelante, luego de abandonar la función pública, nuestro máximo representante local en la temática OVNI, ha dedicado todos sus esfuerzon para dar a conocer al mundo entero esta materia que abarca más allá de lo que el ser humano puede ver. Jorge Suarez ha desempeñado una tarea única y sin precedentes en Capilla del Monte, siendo un verdadero "Embajador" de la localidad en el tema y reconococido mundialmente. Actualmente, quienes deseen conocer más acerca de "La Huella", "Las Luces del Cerro Uritorco" y otros enigmas, pueden visitarlo en el CIO (Centro de Investigaciones OVNI). El Centro se encuentra en el barrio La Toma sobre la calle Cabús 297 - teléfono 03548 482485 -
Quienes se encuntren en el Valle de Punilla, pueden sintonizar FM Astral en la 93.7 -(Domingos de 21 a 22 ) y quienes estén en Capilla del Monte en la frecuencia FM 106.1 , el programa lleva muchos años en el aire y su nombre es "Alternativa Extraterrestre".

Jorge Suarez es autor de los siguientes libros:
Luces Sobre el Uritorco - 1993
Grito de las Estrellas - 1995
Uritorco, el cerro más misterioso de América - 1998
Cita en el Uritorco - 2004

Desde 1998, nuestro escritor e investigador (Jorge dice que no es investigador pero podemos situarlo en ese marco por su extenso trabajo) local ha realizado interminables esfuerzos para llevar a cabo el "Congreso Internacional de Ovnilogía" en Capilla del Monte, año a año fue sumando voluntades e incrementando el número de asistentes. Este evento es el más importante de Argentina del tema.

Quienes deseen contactarse pueden hacerlo al correo electrónico:
ciouritorco@ciouritorco.org

capilla del monte

Juan Calderato (WebMaster) junto al Escritor Jorge Suarez

Entrevista a Jorge Suarez en 1990 en FM Astral comentando y
analizando la Revista Contacto 12 de Miami Florida

 

..................................

Cada persona debe respetar a la otra en la interpretación y pensamientos sobre el tema OVNI y adoptar lo que considere justo y equilibrado

 

NUESTRAS OPINIONES

Las luces, los objetos no identificados que vuelan, las explosiones de color que cambian la tonalidad de la montaña, y otros sucesos que a veces no pueden ser explicados, en las inmediaciones de nuestra montaña suceden a cada instante, de día y de noche. Muchos estudiosos quieren explicar el fenómeno, fenómeno que no solamente son acontecimientos del cerro Uritorco sino que suceden en muchos lugares del mundo y también a toda hora. Está planteado el enigma y esos hombres que investigan estos hechos, si gozan de la seriedad debida, deben ser escuchados y sus escritos deben ser la lectura de quien desea saber acerca del tema.

Los extremos tienden a tocarse, existen aquellas personas que creen y aquellas personas que no creen, las dos posiciones son reales, por eso es necesario colocar a estas dos verdades sobre una balanza para medir con capacidad los pensamientos de cada uno. Por este camino podremos obtener la verdadera esencia de las cosas acompañada de lo justo y equilibrado.

" EL GRAN SUCESO DE LA HUELLA DEL CERRO PAJARILLO "

Resúmen de La Huella del Pajarillo

Desde el 9 de enero de 1986, cuando en la casa de la familia Gómez, cerca de Capilla del Monte, en la provincia de Córdoba (Argentina), pudieron ver en el cielo de un objeto luminoso de gran tamaño, este objeto dejó su huella en una de las laderas del cerro Pajarillo, próximo al cerro y formando la misma cadena montañosa de las sierras chicas. La huella tuvo 122 metros de largo por 64 de ancho. Los testigos, Gabriel Gómez de 11 años y la anciana Esperanza Gómez, hoy fallecida, pudieron comprobar como un objeto brillante iluminó a su paso todas las sierras desde el cerro Pajarillo hasta su casa. Por la mañana no solo encontraron la huella que había dejado la nave, sino que también observaron una serie de Sauces que quedaron de color amarillo y sus hojas en el suelo como si se les hubiese succionado toda la clorofila. Desde entonces y hasta estos días, la vida del Cerro Uritorco cambió totalmente. Las páginas que se escribieron sobre este tema se multiplicaron en tal forma que hoy podemos encontrar miles, en Internet, en libros y otros medios de comunicación, la televisión llegó al lugar como también llegaron desde distintos puntos del planeta para observar el fenómeno, el cual cambió la vida de los lugareños y de los habitantes de la provincia de Córdoba.

El estudio de los ovni aún no resolvió el enigma y estas manifestaciones, sin embargo es muy probable que en nada incidan las condiciones geográficas y medioambientales para que se manifiesten debido a la gran variedad de suelos y paisajes donde actúan. El pensamiento mágico solo puede interpretar algo más y no explicar sus causas.

"Una piedra cae al río y al chocar con el agua sus ondas continúan haciéndose cada vez más extensas hasta desaparecer, o hasta que una piedra más grande caiga en el mismo lugar"

............................................................................................

Homenaje al Primer Maestro

capilla del monte

Profesor D. Pedro Romaniuk

Su nombre figuraba en las cadenas de oración de los seguidores de la new age desde noviembre, cuando su familia lo internó por una caída que le causó una fractura de cadera. A sus sufridos riñones, que lo habían llevado a dializarse tres veces por semana, se sumaron complicaciones respiratorias. El 21 de febrero de 2010 pasaba a “otro plano, donde todo será mejor”, según él mismo creía, don Pedro Romaniuk, uno de los primeros argentinos que se les animó a los platos voladores allá por los sesenta, cuando interesarse por lo paranormal era rayano con la herejía. El paro cardiorrespiratorio detuvo una carrera dedicada a instalar la idea de que los extraterrestres no eran sino ángeles con escafandra, como percibía en sus lecturas de la Biblia, y a profetizar que seres venidos desde las Pléyades “trabajan incansablemente en los problemas que afectan a nuestra civilización.” Fiel a su doctrina espiritual, don Pedro no le temía a la muerte. “Es el regreso a la verdadera vida energética, eterna e inmortal”, como definió ante Pedro Callegari. Su máximo anhelo era estar entre los 144 mil que integrarán el Nuevo Reino de los Cielos, al cabo de lo cual habrá en el mundo “mil años de paz, luz y amor bajo el reino del nuevo Mesías”.

No bien comenzó el siglo XXI, cuando aparecieron decenas de “auténticos herederos” del profeta Benjamín Solari Parravicini (1898-1974), se volvió a escuchar su voz. Romaniuk era uno de los pocos discípulos legítimos del “Nostradamus argentino”. Él aseguraba que Parravicini le murmuraba desde ultratumba mensajes del porvenir. Cada tanto, don Pedro reaparecía en programas ávidos de afirmaciones alocadas. Nunca defraudaba. Como tantas otras veces, a fines de 2004 anunció desde su púlpito secular, la sede de la Fundación Instituto Cosmobiofísico de Investigaciones, en Virrey del Pino, partido de La Matanza, que el mundo llegaba a su fin. “A las 5 horas del día 5 del mes 5 del 2005 –predijo– se va a producir un arrebatamiento de humanos.” Ese día, reafirmó, “las naves pasarán a recoger a los elegidos”. Sobrevivimos, pero él y sus fieles emergían casi indemnes: sus fracasos proféticos no parecían afectar su credibilidad. Tal vez esto fue así porque su trayectoria era respetada.

Sus choques con la Iglesia también lo convirtieron en mártir viviente de la espiritualidad local. Cuando en 1991 publicó Aldys, el niño de la estrella Alcion, el Arzobispado retiró el título de las librerías del culto católico por sugerencia del (también fallecido) José María Baamonde, psicólogo y presidente de la Fundación SPES (Servicio para el Esclarecimiento en Sectas).

Se hacía llamar profesor. Tal vez por eso confundió a muchos: en verdad, encarnó el ala más religiosa del movimiento que rinde culto a los platos voladores. Sin embargo, don Pedro se diferenció de otros por la desmesurada pasión con que se consagró a lo que llamaba “la ciencia extraterrestre”. Su doctrina queda casi huérfana: no deja herederos.

Un profeta que habló desde los suburbios planetarios

Una vez escuché decir que si Romaniuk no hubiera existido, Chiche Gelblung se hubiera encargado de inventarlo. No me parece el caso. Si bien quienes conciben a la tele como show necesitan inventar o inflar personajes, otros reflejan el espíritu de su tiempo. Don Pedro está entre los otros. La atención que recibió por cuatro décadas es consecuencia de una prédica tenaz y sostenida. Sus ideas se hunden en un imaginario sobre los ovnis, la religión new age y creencias sobre el futuro de la humanidad que comparten millares de argentinos: Jesús es extraterrestre, ellos nos visitan desde la prehistoria, científicos y militares al servicio de las superpotencias ocultan la verdad. Etcétera. Romaniuk desplegaba su saber con palabras altisonantes, entre el lenguaje esdrújulo de las “ciencias extraterrestres” y oscuras profecías de la escatología bíblica. Tal vez, esa actitud le restaba voluntades entre el público no iniciado. El espíritu alarmista con que diseñó sus creencias –una religión milenarista que empieza con los ovnis pero se pierde en asuntos más ásperos, como el catastrofismo climático– tampoco seduce multitudes. Pero si el éxito se mide en influencia social, él fue –con Fabio Zerpa– quien tuvo más arrastre. Construyó su imagen con un discurso destinado a un selecto target, veinticuatro libros (muchos de ellos editados por su cuenta) y la pequeña ayuda de productores de televisión, quienes solían invitarlo a programas donde aparecía como portavoz autorizado de mundos distantes. Los escépticos no lo extrañarán.

Fuente

Sobre El Profesor Pedro Romaniuk

Lo conocí a Don Pedro por eño 81 cuando vino por primera vez a Capilla del Monte y dio una conferencia en la Sala Poeta Lugones (al lado del cine Enrique Miuño). Las personas que fuimos a su charla quedamos apasionados, conocimos al profesor científico sobre fenómenos sobrenaturales, Pedro tenía una explicación para cada pregunta que el público le formulaba y los más espectacular eran sus propias teorías sobre el fenómeno, sobre la energía y sobre los seres extraterrestres. Lo más visible, y después de asistir a varias de sus conferencias, lo comprendí era el "verdadero mensaje" que Pedro dejaba, ese mensaje hablaba de Dios, hablaba de lo divino, hablaba del Hijo de Dios en la Tierra y de la Madre de Dios. Muchos podrán haber compartido o no esa idea, pero era el mensaje final quizá el verdadero propósito.

PEDRO ROMANIUK Y JUAN CALDERATO EN CAPILLA DEL MONTE

Anécdota en Capilla del Monte

Unos días antes (6) del 24 de mayo de 2004, sonó el teléfono de mi casa en Capilla del Monte y la voz de de Don Pedro se escuchó en la distancia, desde Buenos Aires y me pidió que armara una conferencia, donde fuera, pero que sí o sí debía tener lugar en Capilla del Monte, a lo que contesté que no habría problema alguno y que en un par de días me iba a comunicar directamente cuando yo volviera a Bs. As., a lo que Pedro me replicó -"No, no, tiene que que para el domingo próximo (23/05) o lunes o el mismo 25 de mayo" -"El mensaje debe ser entregado urgente" terminó diciendo, a lo que le contesté: "ya me encargo de ello". Gracias a la ayuda de algunos comerciantes de Capilla del Monte y el por entonces concesionario del Cerro Uritorco se alquiló la sala del cine Enrique Muiño, algunos folletos reparttidos con suma urgencia, y lo poco que pudo promocionarse el evento. Le confirmé a Don Pedro que teníamos todo listo para recibirlo en nuestro pueblo por entonces.
Don Pedro y sus pequeña comitiva hiceron su arribo el domingo 23, nos recibieron en la FM Astral y el lunes teníamos todo montado en el cine capillense. Yo no sabía si la conferencia iba a tener éxito por el poco tiempo de preparacion y promoción de la misma, pero cerca de la hora de su inicio había una larga fila de persoonas esperando el ingreso, al menos la sala iba a estar llena hasta la mitad según mi apreciación en ese instante. Nosotros nos fuimos al camarín cercano al escenario y más tarde se acercó el encargado del cine diciendo que las estradas (450 el total de butacas) estaban agotadas y había gente en la calle que quería entrar. Recuerdo que se debía abonar una entrada simbólica de $2 (dos pesos) que iban a ser destinados a cubrir los gastos de traslado del camión casa rodante de Don Pedro, ya que no quería ningún tipo de beneficio por la conferencia. Fue así que se buscaron sillas por donde no había, se colocaron en los pasillos y mucha gente se quedó observando de parado al Maestro. Cómo habrá sido lo improvisado de todo que tuve que salir yo mismo al escenario a presentar a quien directamente no necesitaba de ello, pero me pidió que lo giciera y con sumo orgullo agradecí la colaboración de toso y las disculpas al público presente por la incomodidad y que no había más capacidad para nadie. Sintéticamente: "La Conferencia fue un éxito total"
De esta forma, Don Pedro, El Matestro, El Profesor, me enseño que cuando una persona se propone algo y que ese algo es entregar un mensaje y sin recibir nada a cambio, simplemente es cuestión de poner "Manos a la Obra".
Gracias Don Pedro, porque aparte de haberme enseñado sobre la temática OVNI, la energía, los ET, y todo otro fenómeno paranormal, me enseñó a que no existen los imposibles cuando uno realiza las cosas con plena fe.

Juan Calderato
(WebMasterKalderator)

 

CAPILLA DEL MONTE

CAPILLA DEL MONTE

 

NOTA DEL DIARIO LA VOZ DEL INTERIOR
CIUDADANOS 03/01/2016

El día que llegaron los aliens

Por Sergio Carreras

A Capilla del Monte no le hizo falta descubrir petróleo, encontrar una veta de esmeraldas incrustada en la montaña o subirse a las barcazas de la sojización. La pequeña ciudad del departamento Punilla, ubicada a 110 kilómetros de la capital provincial, encontró algo mucho más fabuloso, más fácil de cultivar y de explotar, sin contaminar su ambiente y sin atraer una estam­pida de aventureros o instalacio­nes fabriles. Lo que consiguió Capilla del Monte fue, ni más ni menos, una hermosa historia de misterio. Y –lo mejor de todo– la consiguió gratis, sin gastar un solo centavo.

Capilla del Monte es el único lugar del mundo que tiene como principal fuente de ingresos la marca de una quemadura sobre unos pastizales. Marca que duró unos meses y luego ¡puf!, se esfumó. Pero fue suficiente: la infinita credulidad humana hizo todo lo demás.

Esta historia increíble tiene fecha oficial de inicio el 9 de enero de 1986. Un jueves de verano. Sin embargo, el país se enteró varios días después. La versión, que casi se ha sacralizado entre los amantes de lo esotérico, cuenta que la noche de aquel día, en una muy hu­­milde vivienda del paraje Quebrada de Luna, a pocos kilómetros de Capilla del Monte, tres personas vivieron un episodio inexplicable.

En esa casa estaban Esperanza Pelliza de Gómez, de 80 años, (que se había instalado en el lugar, junto a su ya fallecido esposo, en 1926), su hija Sara y su nieto Gabriel Gómez, de 11 años, que había venido desde Cruz del Eje a pasar el verano. “Cuando es­taban por irse a dormir (contó La Voz del Interior el 3 de febrero de 1986, en la primera nota que ­publicó sobre el tema), un fuerte resplandor comenzó a filtrarse por las ventanas iluminando el interior. Doña Esperanza se asomó por una ventana y vio una intensa luz que venía de la sierra del Pajarillo, balanceándose suavemente”. Esperanza respondió una entrevista:

–¿Qué hacían ustedes esa noche?

–Estábamos jugando a las cartas y eran pasadas las 22.

–¿Qué ocurrió entonces?

–Escuchamos el ruido de un motor, como si fuera un auto que llegaba.

–¿Se parecía al ruido de los aviones?

–No, al de un auto. Enseguida vimos que llegaba una luz, que después daba el vislumbre a toda una pieza. Por eso tuvimos miedo y como estábamos solos, no estaba mi hijo, más miedo me dio.

–¿Miraron la luz por la puerta?

–No, no nos animamos a salir.

Como ninguno de los ocupantes de la casa abrió la puerta, el supuesto fenómeno quedó sin testigos que luego pudieran contar con claridad de qué se trataba. Si era un helicóptero, un patrullero, un vehículo común o una nave nodriza. Solamente el niño, Gabriel, cuando su abuela le ordenó que fuera a cerrar la ventana, vio la luz:

–¿Y qué te parecía a vos que era eso?

–Lo primero que pensé fue en la luz mala, porque venía de la sierra y no podía ver bien qué era. Se veía cada vez más grande y se movía. Cuando apagó la luz roja la pude ver bien. Era una cosa redonda con ventanitas.

Una historia fabulosa

Cuando amaneció, Esperanza vio que el sauce que crecía junto a la casa había quedado ardido y empezaba a perder las hojas. Luego llegó su hijo, que le contó que en una ladera de El Pajarillo, a dos kilómetros de la casa, había aparecido la mancha de una quemazón. El sábado, el hijo de Esperanza y Gabriel se subieron a un caballo y fueron al lugar. Dijeron haber visto un círculo quemado, grande, casi perfecto.

Días después, a Gabriel le ­pidieron que dibujara lo que ­había visto. Con un palito, en el suelo, dibujó un perfecto platillo volador, tal como los que ya aparecían en el cine y la tele. Fue suficiente: en el cerro se había detenido una nave espacial. La pobreza de pruebas fue suplida con toneladas de entusiasmo y la noticia comenzó a rebotar en los medios del mundo. Esa fue la historia fabulosa, simple, gratuita pero de valor incalculable, que forjó la fama y la nueva fuente de recursos de Capilla del Monte.

Gabriel es el único de los ocupantes de la casa que sigue con vida. Lleva una vida sencilla en Cruz del Eje y nunca quiso volver a hablar del tema. Esto es notable porque, si quisiera, podría pasarse la vida recorriendo congresos ufológicos de todo el planeta, en los que le pagarían lo suficiente para hacer de eso su principal ocupación: dentro de la subcultura ovni, se lo considera un testigo directo del aterrizaje de una nave extraterrestre. Con la ventaja de que no ha ido modificando el relato, reversionándolo a lo largo de los años, sino que ha mantenido su visión original, infantil, del episodio que vivió.

Solo por la cercanía de este aniversario, Gabriel acaba de dar una entrevista, por única vez, al Centro de Investigaciones Ovni (CIO) de Capilla del Monte, que la publicará el próximo sábado como parte de una transmisión radial especial de 24 ­horas.

Este organismo que funciona en Capilla del Monte es el que cada año organiza los congresos internacionales de ovnilogía que atraen a miles de amantes de lo desconocido. Está dirigido por la arquitecta colombiana Luz Mary López, viuda de Jorge Suárez, el máximo responsable de la fama internacional de la que hoy goza Capilla del Monte.

Un redituable misterio

Cuando la mancha queda impre­sa en el cerro, Suárez era secretario de Gobierno de la Municipalidad de Capilla del Monte, la que estaba a cargo del intendente Daniel Sez, padre del intendente actual, Gustavo. Según contó Suárez años después, un día un vecino se llegó por su oficina y le contó que había una mancha en un cerro, cerca de la casa de los Gómez. Como el intendente conocía a la familia, decidieron ir al lugar. Se armó una comitiva relevante para visitar a la mancha: además de los dos funcionarios, fueron el diputado provincial Heralio Argañaraz, el fotógrafo municipal y un hijo del intendente.

Luego de hablar con Espe­ranza, el grupo se trasladó a la zona de Los Terrones para buscar a Gabriel. Ahí fue cuando le pidieron que haga el dibujo. Suárez, que hasta entonces era un funcionario cuya principal preocupación era el turismo, a partir de ese día ingresó a un territorio del cual nunca salió, hasta su muerte en 2012. La investigación de las luces y supuestos fenómenos ovni en Capilla del Monte pasó a ser el centro de su vida y años después crearía el CIO.

Aquel día, apenas bajó de la montaña se puso en contacto con Radio Universidad, de la ciudad de Córdoba, y contó lo que había visto. La agencia Télam emitió un cable con esa información y a partir de ahí, la mancha, el presunto aterrizaje, fue noticia mundial: los extraterrestes estacionaron en Córdoba.

Cuando se produjo la mancha en El Pajarillo hacía ya 41 años que se habían producido tres fenómenos fundacio­nales de la subcultura ovni: el nacimiento de la expresión “platillo volador” (a partir de una observación que hizo un piloto estadounidense), el fenómeno Roswell (en el que una nave extraterrestre habría caído en Nuevo México, Estados Unidos) y la famosa autopsia alienígena, tantas veces parodiada. También iban más de dos décadas de flower power , cultura hippie y filosofía new age , con la búsqueda de mensajes para el futuro cambio de la humanidad que, en ocasiones, podrían provenir de seres de otro planeta. Capilla del Monte no hizo más que extender su mano y dejó que el misterio se asentara entre sus dedos.

Una historia llena de luces
Principios del siglo XX. Ya existían rumores y leyendas sobre extrañas luces que aparecían en la zona del cerro Uritorco, lo mismo que en otros lugares de las serranías.

Años ’70. Ángel Acoglanis, un quiropráctico bonaerense que decía ser griego, afirmó que debajo de la zona que va del cerro Uritorco a Los Terrones, existe una ciudad subterránea habitada por extraterrestres, llamada Erks.

9 de enero 1986. En la noche, en una casa en Quebrada de Luna, tres personas ven una luz intensa que rodea la casa donde están. Al amanecer, un sauce de la casa está deshojado. A dos kilómetros, en la ladera del cerro El Pajarillo aparece una mancha con forma de óvalo.

1987. Un incendio forestal quema el cerro pero, al parecer, no ingresa a la marca ovalada, que continúa resaltando en la ladera.

1991. Las hermanas Mercedes y Sonia Anchorena compraron las mil hectáreas en las que está ubicado el cerro Uritorco.

1999. Se realiza el primer Congreso Internacional de Ovnilogía.

2000. Una publicación periodística afirma que un fenómeno de luces que asombró a Capilla del Monte fue hecho intencionalmente por un grupo de vecinos (hoteleros, comerciantes y un funcionario municipal) para reactivar turísticamente la ciudad.

2005. Luego de un sonado caso de asesinato y violación ocurrido en el cerro, la municipalidad de Capilla del Monte declaró al Uritorco “de utilidad pública y sujeto a expropiación”. Pero la Justicia ordenó detener el proceso expropiatorio.

2009. La Justicia declaró inconstitucional la ordenanza municipal. El cerro siguió estando en manos privadas.

2011. El Uritorco se consolida como meca esotérica internacional. Más de 10 mil personas se reunieron a celebrar el 11/11/11.

2012. La Municipalidad de Capilla del Monte organiza, por primera vez, el Carnaval Alienígena.

CIUDADANOS 03/01/2016 00:01
Las extrañas historias que trajeron los ovnis
En 1986, cuando apareció la mancha en el Uritorco, sólo ascendían al cerro unas 500 personas por año. Tres décadas después, recibe cerca de 100 mil visitantes en igual período. El crecimiento impactó en Capilla del Monte y atrajo a amantes de lo extraño.
REDACCION LA VOZ DEL INTERIOR

Oscar Amante fue uno de los amigos cercanos que conversó mucho con Jorge Suárez, creador del Centro de Investigación Ovni (CIO) de Capilla del Monte, ­sobre el extraño episodio de la mancha. “Nadie puede decir que bajó una nave, pero sí pasó algo ­extraño. La asociación con una nave espacial viene después, cuando Jorge va a ver el fenómeno ocurrido. Cuando el año siguiente hay un incendio y el fuego no avanza sobre el círculo. Lo del ovni es una asociación que quedó en la mente de la gente”.

Fabricio Díaz, un capillense que es funcionario en la Agencia Córdoba Turismo, acepta que el episodio, “provocó un movimiento social y económico muy importante: basta ver un censo de población de hace 30 años y comparar. La cantidad de habitantes se debe, por lo menos, haber duplicado. Hay más complejos turísticos y mucho más visitas gracias a este fenómeno”.

Fenómeno ovni

En 1986, año en que apareció la mancha, sólo unas 500 personas subían cada año al Uritorco, cerro que pasó a ser identificado con el fenómeno ovni. Tres décadas después recibe cerca de 100 mil visitantes. El crecimiento impactó en la imagen de la ciudad y atrajo a miles de amantes de lo extraño. No sólo a buscadores de extraterrestres, sino también hippies , seguidores new age , gurúes y también grupos con características sectarias.

En 2011, más de 15 mil perso­nas se reunieron al pie del cerro para pasar juntas el 11 del 11 de 2011. Un año después, si había algún tipo de resistencia local al fenómeno, fue vencido: la municipalidad organizó la primera edición del Carnaval Alienígena de Capilla del Monte. El actual intendente Gustavo Sez, no respondió los pedidos de este diario para referirse al tema.

Luz Mary López, directora del CIO desde la muerte de Suárez, anunció que el día 9 colocarán una placa en un lugar del camino a Los Terrones desde donde es posible ver el cerro El Pajarillo. “Colocaremos dos fotos, la de 1986 y la de 1987, cuando la mancha se salvó del fuego. Hasta ahora no hay ninguna referencia, y cada vez son más los turistas internacionales que llegan preguntando por eso”.

Además de los ufólogos que cada año se reúnen en el congreso internacional, el universo extraño de Capilla del Monte concitó la atención de dos grandes personajes.

El primero fue Ángel Cristo Acoglanis, un quiropráctico de la ciudad bonaerense de Ramallo que se hizo conocido como sanador griego y que decía haber sido educado por monjes en un monasterio del Tibet.

Otra dimensión

Acoglanis afirmaba estar en contacto con una civilización de otra dimensión; la ciudad subterránea de Erks, ubicada debajo del sector que une el ­Uritorco con Los Terrones, cuya puerta de entrada sigue siendo buscada cada año por miles de visitantes.

El quiropráctico, cada fin de semana, llevaba a un grupo de iniciados a Los Terrones. Vestido con una túnica blanca, decía canalizar a un ser de Erks, al que llamaba Sarumah y que hablaba un idioma desconocido. Los visitantes afirmaban verse rodeados de luces y algunos caían desmayados por la emoción.

El segundo gran personaje fue el profesor universitario Guillermo Terrera quien, luego de un viaje a Oriente, dijo haber recibido instrucciones para buscar un bastón de mando de los indios comechingones en la zona de Capilla del Monte. Debía conseguirlo antes de que se lo apropiaran los nazis, ya que se supone que el bastón de piedra, en las manos correctas, posee poderes sobrenaturales. Terrera consiguió el bastón en 1948 y murió tres años después. Desde entonces se desconoce el paradero del famoso bastón, que sigue siendo buscado.

FUENTE DE LA IMAGENES: http://www.lavoz.com.ar/ciud…/el-dia-que-llegaron-los-aliens

Capilla del Monte Valle de Punilla Sierras de Córdoba

Www.EnCapillaDelMonte.Com.Ar ® Todos los Derechos Reservados ©2001/2015
Hecho En Capilla del Monte, Cerro Uritorco, Valle de Punilla, Córdoba, Argentina
Editado By Kalderator

MENS VISA RECONDIT, E QUIBUS MEMORIA ORITUR